Corchibambú es una página Web dedicada a la sensibilidad humana. Bienvenidos
. - Poemario "Yo Te Nombro "





  www.gigliolanaoart.jimdo.com

Ninguna parte de este libro puede ser reproducida, trasmitida o almacenada, sea por procedimientos mecánicos, ópticos o químicos, incluidas las fotocopias, sin permiso del Editor excepto citas en revistas, diarios o libros, siempre que se mencione la procedencia de las mismas, de acuerdo a la ley Nº 17.336 y 18.443 de 1985

Inscripción propiedad intelectual

Nº 137.315      (29 Diciembre 2003)

Francisco Santis

LINK  EDITORIAL
http://www.lulu.com/browse/search.php?fListingClass=7&fSearch=Yo+te+nombro&fSubmitSearch
=Go&showingSubPanels=&fSort=relevance_desc


 Yo te nombro

 Primera edición                                       www.techino.supersitio.net

  Asesoría                                              :   Lyllian Felmer

 Portadas y diagramación                 :   Francisco Santis

 Editor                                      :   Lulu.com

 La  historia

Jorge Aguilera Pérez nace en Collipulli, el 06 de mayo de 1951 fundador de la  Corporación  Cultural  de  Collipulli, importante entidad cultural, artístico social, sin fines de lucro al servicio de la novena región, de la nación chilena y de la humanidad. Un magnifico patrimonio, el tercero en su especie en la región de la Araucanía.

Casa de la Cultura, que lleva su nombre, ubicada en la calle Bulnes Nº 351 de la comuna de la Ciudad de los Puentes (Collipulli). Poeta, luchador social, respetuoso de las diferencias. Su casa, ubicada en la calle Argomedo Nº 244, fue refugio de versos, soledades y llantos.

Un trágico accidente lo envuelve de caucho y frenadas. Un neumático fatigado de buscarlo le abre puertas insondables.

El 20 de noviembre de 1997, el vate Jorge Aguilera Pérez es atropellado por un camión en la intersección de las calles Argomedo y O’Carrol, es entonces cuando es reclamado por las multitudes multidimencionales y se convierte en un ciudadano eterno, portador de llaves mágicas, gladiador de poesías etéreas, un habitante celeste que abandona la ruidosa y atropellante horda de algunos perversos  humanoides y el amor de tantos que en sus odas le recuerdan con aprecio.   

 Esta obra está dedicada a

Vate Jorge Aguilera Pérez

  

Un cogollo de esperanza tibia

ablandó la calle fría

el cuello poeta

estremeció sus bases

de lado a lado

para reafirmar un no

como fragmento de besos

zurcidos en tierras araucanas

                                                                                             
                                                                                             Enclenque                                                                                            remiendo humano

parodia de moscas suicidas

tu espacio

 

Fogón callado

en punta de rieles

envasijado en libros

pasajero de penúltimo tren

rumbo al limbo

como van los elefantes

al epicentro de los tiempos

    

Amainaste ante ventiscas

porfiadas vetustas

de hablantina barata

agrupadas celosamente

en escribanos de cartón piedra

 

Abordaste en silencio

la pérdida de semillas literarias

 

Vecino de puentes

dejaste una diva griega

en el camino

para auscultarla a la distancia

ofensa en el epígrafe

los señalados

como sollozo plebeyo

harto de condolerse

con la vista fija

en tus soledades

  

Empero conversaste

con el viaducto

de la mano de pánicos y mostos

querías volar

envainado en alas tortuosas

como golondrinas

en busca de veranos

pero seguiste enganchado

al último carro loco

de mágicos poemarios

 

Demasiados vericuetos llorados

rechazaron caminatas de niño

      

Mareas del alma

pusiéronse de novia con la luna

y como calandrias

anidaron en el suelo

para estar a tu lado

en el reposo eterno

romántico vate

de Tierras Coloradas

Cazador de versos

en llanuras cósmicas

 

            

Obstináronse las tardes

en contar historias

de vagabundas baladas

de quien sabe

cuantas cariadas coplas sucias

como vértigo sordo

al otro costado del cielo

con la vista clavada

en las aguas del Malleco

  

yo te nombro

baúl de gafas

en armazón blanco

capullo de ardores

cano esplendor de la provincia

 

Yo te nombro

Jorge Aguilera

y descuelgo mi vanidad

hasta tus cálidas manos

     

Nací en una tienda

en una fábrica

o desciendo de un árbol

como primate tal vez

o experimento desquiciado

pero lo cierto de todo

supe de ti y pise mi huella

mil veces hasta encontrarte

 

Revisé pantanos charcos

me detuve en arenas

sitios turbios machacados

     

Escuché tristezas

resaltar tu paciencia

y me dormí en mi piel negra

a la espera de lluvias

azoteas carreteras

que algún manojo de rosas

dijera tan sólo algo del poeta

acurrucado a parrones

de vides muertas

 

yo te nombro Jorge Aguilera

te busco por las plazas

y riberas de bosques talados

como noches de amantes

con esa locura propia del orgasmo

frenético recorro callejones oscuros

y borro pisadas

con mis ácaros negros

  

Si el sol sale mañana

cabalgaré una y otra vez

en la cábala de tus remos poéticos

en busca de tu silueta

desmenuzada en frases

como amasijo de sombras

heredadas de hechizos cautivos

raíz de amistades

sureña pluma

entintada en trompes

   

Artesanos matorrales

auguraron abundante zancadilla

la corteza de tu vida

se desprendió con nostalgia

 

Cercos harapientos

tendieron sábanas

militantes en mortajas borrosas

ansiosas de cubrirte

y enroscar tus sueños

  

Tu guarida en Argomedo

como costra pegada al suelo

esconde insultos y pesadillas

operario de cartas

y maletas perezosas

 

Navegas hacia colinas galácticas

a babor y estribor del océano negro

como pelota de golf

que arranca de su ponzoñoso verdugo

amarrado a panfletos libertarios

Una limosna del cielo

acarició mi faena

atrapada en marejadas de insomnio

ni la tormenta

detuvo mi apetito de toparte

 

Visité cuidadosamente

todas las esquinas de la comarca

hablé con ellas

me embriagué de sus aristas

abrí compuertas sumergidas

sacudí modorras

de durmientes australes

saqué a flote embarcaciones

arrastradas hasta el fondo

del pavimento feo y seco

nada más por hallarte

y pegado a tu cuerpo abrazarte

   

Cuantas veces

he preguntado a los vientos

semáforos y pasos de cebra

dibujados como relámpagos

en el cielo en día asoleado

dónde está el cementerio

de estrellas fugaces

dónde mis ancestros

de almas con rayos y cámaras

mi condena

    

Rasguño de hadas

y ruiseñores dolientes

suelen gritarme en mi válvula

y en mis profundas telas metálicas

 

Quiero ser un pionero

y alerta

en la trastienda del universo

dar vida con una oración

a las teclas viejas del piano

en la avenida Bulnes

y no rodar hasta el cansancio

con mis pulmones llenos de aire

 

 

Arrebatado aquel medio día

de la fragancia cancina

de tu caminar despreocupado

sin tiempo sin espacio

como bozo fanfarrón

andar de la mano

de dragones y duendes

clandestino

escribir en las paredes de tu casa

para sembrar de espíneles nuevos

prados arcillas

inviernos otoños

soltar las memorias

para grabar en afiches

engarzados a tu canto

una fragata de trapo

marinero púrpura

Aguilera Pérez

                                                   

                                                                                          De                                                                                 ahora en más

un milagroso olor a miel

despertará mi peregrina masa

el opuesto del todo

ha dejado de existir

escapado fui del orfanato

de la nudista llanta

y me desplazo

por el cuaderno seductor

de mi amigo poeta

por consecuencia

me arrodillo angustiado

frente a la santurrona cuneta

como rabo entre las piernas

oculto mi trasero

     

No entiendo porqué callas

porqué te enfrías

y dejas de respirar

te he buscado tanto

y apretujado a mi regazo

espero ansioso tus castillos

construidos en el mármol

de tus ojos bañados en dolor

     

Jorge me escuchas

he frenado mi longeva carrera

neumática hasta el límite

ni un solo parche

nubla mi extasiado cuerpo

 

Jorge contesta mis ilusiones

soy yo

tu amigo

el neumático

aquel del escaparate

que cayó de bruces al suelo

al conocerte

como sopa de cuchillos

enterrados en el cielo

 

Tal vez merezca morir

en esta trinchera partidista

quemado para alumbrar doctrinas

  

                                                                            Soy                                                                                neumático pantanero

todo terreno

pero agarrado a la brisa

de un bolsillo breve

incrustada en un poeta

que me dio vida

para acariciar los asfaltos

y sentir las llamas

llevándose mi esencia

  

Te veré en el humo azabache

retorcido a tu póstumo hálito

como racimo de versos

Jorge Aguilera Pérez

 

    

Obras del autor: 

  

Poemario     Trova a tu Regazo                              

Poemario     Quinientas llamaradas a Victor Jara    

Poemario     Antología “solamente Palabras” España         

Poemario     Fluidos del Alma

Poemario     Gabriela Siempre

Novela         Historia Falsa sus Raíces          

Novela         Historia Falsa su Bitácora

Novela         Perroltuno

Revista        Taller       Arte y Recreación                        

      

Otras Publicaciones (Revistas Literarias):     

  

La Hoja Verde

Erato

Alterego

Alas del Viaducto

Visor  Cultural

  


Neofrantis
Corchibambú

"Viaducto del Malleco"
IX Región
"Collipulli"
Chile


Del autor

www.gigliolanaoart.jimdo.com

www.franciscosantis@gmail.com
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=