Corchibambú es una página Web dedicada a la sensibilidad humana. Bienvenidos
. - Poemario "Victor Jara"




 www.gigliolaaoart.jimdo.com
Ninguna parte de este libro puede ser reproducida, trasmitida o almacenada, sea por procedimientos mecánicos, ópticos o químicos, incluidas las fotocopias, sin permiso del autor excepto citas en revistas, diarios o libros, siempre que se mencione la procedencia de las mismas, de acuerdo a la ley Nº 17.336 y 18.443 de 198

Inscripción propiedad intelectual

Nº 135.092     (15 Septiembre 2003)

Video de          "Quinientas Llamaradas a Victor Jara"
  
http://www.youtube.com/watch?v=_El962jtL7I

Francisco Santis
LINK  EDITORIAL
http://www.lulu.com/browse/search.php?fListingClass=7&fSearch
=Quinientas+llamaradas+a+victor+jara&fSearchData[title]
=quinientas+llamaradas+a+victor+jara&fSearchData[author]
=francisco+santis&fSubmitSearch=Ir&showingSubPanels=advancedSearchPanel_title_creat


"Quinientas llamaradas a Victor Jara"

Primera edición                     www.techino.supersitio.net

Portada, diseño, diagramación      : Francisco Santis

Asesoría                                : Tatiana  García

Abrir las páginas históricas de mi pueblo y adentrarse en ellas, es empezar una aventura de tiras y encoges, héroes y heroínas, traidores y traicionados, tiranos demócratas, demócratas tiranos y tiranos de cepa, toda suerte de populistas y mal hablados, ganapanes y una especie en extinción, artistas, bellos personajes dados al amor a plantar flores en el cemento y sacar buena cosecha de una siembra maravillosa.

La sargento Candelaria, Pablo Neruda, Gabriela Mistral, Manuel Rodríguez, Claudio Arrau, Violeta Parra, Emilio Recabarren, Firulete, personajes de la historia nuestra.

Víctor entre éstos, se torna una figura especial, dedicarle una canción o un poema, es ciertamente un homenaje.

Esta obra (500 versos) pretende más que eso, proyecta unirse a los ya existentes laboriosos en la tarea sin descanso de sensibilizar a ésta y a las nuevas generaciones en la obra póstuma de nuestro patrimonio cultural.

Víctor Lidio Jara Martínez (1932 – 1973) Músico, cantautor y director de teatro Chileno.

Peuka Llal

Francisco Santis

 

Me une a ti mi canto

ni las mejillas tanto ni la piel

sólo mi canto taladra entrañas

alargadas en dos todavía florecen

 Reposo en la berma

de una cincuentena de años

desplázome hace algún tiempo

en tranvías traviesos

apernados a calles antiguas

de mi lejano Santiago Centro

Vi tu figura agraciada

conversar con la Violeta

encarpada en La Reina

en el parque La Quintrala

grabado a fuego blanco

tu nombre en mi cerebro mozuelo

Víctor Jara

Arriba el telón tu voz gregoriana

sacude mis sienes

gracias por legarme

El derecho a vivir en paz

  

Asumo enterado estás

de andanzas humanas

Propongo juntarnos

e hilvanar estelas

de meteoros locos

temporadas de teatros

y teatras itinerantes

divagar por planetas

y planetos solteros

Tal vez vivas en Júpiter

o en el borde oeste

de una manzana mordida

Me he enterado de tus salidas

por constelaciones no sabidas

supe también que allí cantas

como antaño

cuando eras habitante nuestro

Asumo paseas en otros mundos

por eso yergo cantos y pancartas

cinco cientas versadas llamas

Víctor Jara

  

Cierto día jugabas

brincabas por entre las notas

de tu pariente guitarra

Si las hormigas percibieran

el otro lado del espejo

en uno de estos tiempos dirían

tu música Víctor

llena nuestros bien entrenados túneles

como marmota

satisfecha de sueño

rebosa de alimento el nido

palpitan las cálidas paredes

del alma trovadora

Fermento de orquídeas

suaves gemidos

entregaste vida

para escribir con ella

historias venideras

Mapuches Diaguitas Huilliches

Alacalufes

de tu pueblo Victor

  

Por los caminos del orbe

la hierba Española

vio crecer devotos brazos 

fuera de intrusos rincones

lejos de presencias   negativistas

Dieron sus vidas y venas

también en la bronceada América

Camilo Torres Víctor te alaba

Pablo Neruda Víctor  te exalta

Recabarren Rubén Ortiz

Ernesto Ché Guevara

todos ellos y las poblaciones

Caminos quebradas

en cada hilillo de agua

suspendida de las matas profundas

 ilustradas

En los suspiros de amantes orates

en alaridos de madres solitarias

en el trozo de pan

llevado a bocas desdentadas

Víctor Jara

te recuerda Amanda

Se nubló la piel

de los que esperan atención

Aserrín de pólvora

escurrió de las cuencas proletarias

Encogidos de dolor los estadios

Dobladas hasta las raíces

de las expectantes alamedas

Recoge el acento

de los luceros alegres

portavoz de cambios

Reposa en asteroides mágicos

cantor

Armoniza tonadillas sólidas

Víctor

Revuelve la placenta de los caídos

Vocea estrofas

en cada oído atropellante

Volvamos a cantar

a transitar por veredas iguales

tomarnos de las manos

decir invencibles

Somos americanos

  

Anoche Francisco lloró

varias lágrimas

mojaron la cubierta de la fragata

atiborrada en horizontes

Mástiles amarrados al amparo cósmico

defendían rugidos del victorioso poeta

Capitán y barco

atracadas astillas sonantes

cuerdas clavijas Caleuches

sostenidos y bemoles

Francisco el Coloane lloró

porque Víctor tiene pena

Corean nubes estrellas

Víctor tiene Frío

Luchines aún lloran de hambre

sudadas las frentes

perladas de miseria

El puente de leyendas marinas

con el último grumete a bordo

están de fiesta

Un camarote vestirá

de honor su estancia

Víctor Jara presente

en olas y sales marinas

Suelo esponjoso sediento

como aceite en mollera ingenua

en clases obreras cesantes

como peluquín de chozas

universidades ramadas

Víctor Jara presente

en la nómina mágica

de la Baquedano

en el regazo místico

del Trauco y la Pincoya

  

Las madrigueras del odio

untáronse de sangre

Coquetas risas

ensambladas en cartuchos fúnebres

encajados en patriotas pechos

Tornáronse agrias las tardes

Plagiado clamor matutino

por millares de valientes

Víctor Jara

Refrescas mi natura

al borde de acequias fétidas

en el lujoso palacio

de mi campamento

Refugióse la barriada

a solidaria compañera

de vientre rojo

esperanza blanca

mirada azul

encendida por nacarada estrella

presurosa de volar contigo

Víctor Jara

  

Lápiz  vagabundo

ríes al verme parado

en esquinas ambiguas tormentosas

como estornudo cínico

hasta adoquinas murmuran

Murallas pintarrajeadas

búrlanse de tonadas caseras

que piropean infladas de espanto

mis áureas

por ganas tremendas de oírte Víctor

de cantar juntos

en tablados celestiales

Colgados a pentagramas obreros

tararean poblaciones

afinadas con diapasones celestes

huidas de bolsillos escondidos

puestas al frente

aquel onceavo día siniestro

Déjame escribir contigo

el próximo poema

víctor jara

acepta mi atrevida pluma

como pendón locuaz en tu cantata

Investigo los miedos

más adentro del cuarto espacio

me niego a corretear fechas

de calendarios tiranos

y no verte en los escenarios

denunciador y anunciante

con tu voz chilena Víctor Jara

  

No dejes perecer

voces blancas Víctor

Butacas telones

destilan tu ausencia

Se encrespa mi sombra

de sorber tu plegaria

como mosquete rotoso

Hasta lo escabroso de la montaña

te reclama

como buitre al despojo

Que puedo hacer

si al encenderse un anónimo cigarrillo

en alguna galería solidaria

veo mañanas

ayeres

conjugarse en silencio

como sanjones hiriendo ciudades

al escucharte

Víctor Jara

  

Resuellos lagrimones y torturas

todo en apretado nudo furioso

como labio a la teta

Rescatas un estadio

el otrora Chile

lo encumbras al centro

de la galaxia morena

Franjas negras a media asta

para cubrir enredaderas y musgos

Cuanta pena acumulada

en verdes primaveras

nativas abortadas

porque de sólo pulsar acordes

de mi guitarra

las cuerdas trinan tu nombre

libres libres libres

como las rejas

despojadas de barrotes

Almas aferradas a tus letras

como pellizco en las nalgas

en la bandeja sólida

de tu enseñanza

Ahí están las escarchas

desiertos nubes selvas

con un pedazo de ti

entre dedos cristales

Saborean las quietudes

de las sonrisas laminadas

Con vástagos en brazos

retoños de esencias literarias

fragantes corazones infantes

prendidos a cielos lumínicos

a cometas y duendes

a tus besos paternos

Víctor Jara

  

Un ciclo se cumple Víctor

Bajar de estepas siderales

y aceptar el pedido

de un poeta en pequeño pueblo

empotrado en el Malleco

al sur del tiempo

en estas Tierras Coloradas

Hazme saber de embarazos épicos

eróticos agrestes

Repasa de compases

con batutas encantadas

toda la nación entre montes forjada

Quiero aplaudir con truenos y rayos

beber los vinos las mistelas

los mudáis chacolís y otros

quiero tactar el barro

y morderlo porque es mío

olfatear los caminos

sentir destellos de bosques

Quiero mirarte a los ojos

y vitorear tu obra Víctor Jara

  

No quisiera abrir puertas

selladas de odios

ni discutir con tornillos tuertos

sujetadores de bisagras flojas

siempre colgadas a palos flacos

Ni pasar por entre dinteles arrogantes

y tener que transar con chapas supuestamente vírgenes

no penetradas

por llaves de bronce azul

Quién me pregunto

se dará el trabajo de adelgazar

mentes de vigas verticales

y hálitos náuseos

de tablones horizontales ciegos

Aléjome de manillas y timbres

chismosos parlanchines tiesos

incapaces de trinar plegarias

No quisiera abrir semejantes puertas

pero aquí voy

traspaso una de ellas

Atravieso vientres de maderas cluecas

me dejo caer en habitaciones

salas dormitorios o celdas

Berrinches de goznes totalitarios

son mi preludio

Paladeo el disfrute de mis pasos

y lloro tierra por mis uñas

por mis zapatos gastados

de tanto lidiar con el suelo

y me cobijo bajo la mirada triste

de un ciruelo

que de tanto abrazarnos

me ha dado sus tablas

para hacer mi techado

y el techo de tantos

nuestro refugio

  

Alguien habló de poesía

la dejé pasar como si nada

LLevaba tranco liso     

Dijo también conocer a un poeta

que guardaba el agua

de todos los mares

para regar playas ociosas

de empapar riberas tiernas

Se detuvo un instante el personaje éste

emitió sonidos

que entendí como siguen

Pablos Violetas y Gabrielas

luego tomó un respiro

y en el descanso

pronunció un himno

Víctor Jara

Despertó el silencio

pentagramas tuvieron trabajo

llaves de Sol Fa y otras

que según dijo

están por inventarse

treparon por la piel terrosa

de mi infancia

Martillo y yunque cantaron

bebí los segundos

y en el éxtasis

su figura redonda

rodó cuesta arriba

hasta reventarse

Alguien le pinchó un costado

y la tela de su cuerpo

se perdió en la calzada verde

de un coliseo guacho

  

Bailó la fatiga

de luces trasnochadas

Ampolletas viciosas

empecinadas en dar luz

Filamentos pateadores

de cristalinas panzas

sin dinero en el gollete

para comprar un mísero kilowat

Reposamos juntos

en paradas de buses

Neones lámparas linternas

focos candilejas

la mayoría luminosos dominantes

sobre y debajo marquesinas bárbaras

Reclinadas a tabiques

estantes cornisas

voceaban con escándalo

a coro la desgracia

Fundióse el filamento

ampolleta y feto eléctrico

a la espera están

en albercas repletas

de inservibles baratijas

desechos basuras percolados

Un golpe energético

produjo abortos y madres muertas

 

Ayer detúvome

frente a la aldaba aquella

Su ronco color

bronceado a veces

como rayo voyerista

negóme la delicia

de ver ladrillos añejos

inscritos en mi agenda

Un remoto laberinto citano

titubea como bisoñe calvo al verme

Y concluye con voz pirata

como hilillo esquelético

Quién eres peatón extranjero

La voz respondo

de los que desean pasar al otro lado

navegar con los Víctor y los Jaras

acaso tus conventillas piezas

húmedas y gastadas

han perdido

en la espesura del adobe

el sabor de Alfonso por ejemplo

o de Luis el Jara

Vivía frente a la Solvil recuerdo

Inundóse el zaguán de la sinopsis dada

el pilón de más adentro

un fulano socavado

de feas pilchas cementeras

y un pingo de flacas ancas

suavizaron el pellejo del pestillo

Este de un chasquido

como estampido de mil nueces

al quebrarse

cayó rendido al suelo

como leño seco

como calzón viejo sin elástico

Entré al desfiladero

una sutura de baldosas menganas

caprichosas en su rojo mundo

recibieron mis pies calzados

en rincones borrachos

de mi barrio Matadero

Una llovizna excitada

diva del invierno

confabulada al entorno

abrióme paso

por entre pórticos y raíces viejas

 

Escuálidas mesas

ni mendrugos sobre ellas

 

Pobreza

apellido para comensales de viento

hijos del quinto diluvio

hermanos masticando nada

en un rincón del infierno

 

Tu voz Víctor Jara

néctar sonoro

que estacionó mi tranco

como torrente de verdes cuentos

fueron banquete de alambres

cabalgados por ventanas

emboscadas en pasillos

de Santiago Centro

 

Siento no la noche pasar

con acostado calendario

ojos los rebalsados

lamentos de acordes calipsos

gargantas menstruadas

Decantóme monumentos

como dramas olvidados

flotábanse hasta el desconsuelo

cuerdas de guitarra tuya

Jara Víctor

Colectivo compromiso

gladiador profundo

como provocación

Heredero del canto eres

Periplo de notas mágicas

Sendero de exclamaciones alegres

Lúdico velero de arpillera campante

como naranjos rebosantes de sol

pasean galeones por tus versos

y los reinos se doblegan bajo tu pisada

Toda la gracia del barro por las calles

hacinados transparentes

de vergüenza ajena

  

Encontré entre zarzamoras azules

en las tierras coloradas

una piedra

Reveló ser parte de una rima

habló del lugar

donde van a morir las mariposas

Era un pedrusco

pequeño y suave

también opinó de Mambrú

dijo se quedó en una caja

debajo de unas cuantas como ella

parientes lejanas agrega

Que las mariposas baten alas

para dar vida a mozuelas brisas

Que Mambrú se fue a la guerra

como hispanos milicianos

No tardó mucho

en presentarme algunos gusanos

que viven bajo ella

 

Miráronme a hurtadillas

Intenta decirme algo

con sus gestos

Es demasiado tarde

la llevan en andas

para servir de relleno

en un cimiento

Sanguijuelas vigilan

como miraron aquellos

con ojos aguzados

cuando dejaste

de estar con nosotros Víctor

 

Saltó el fuego

de una brasa a otra

como pedaleo a lomo de escoba

Quinientas llamaradas latinas

pálidas de ver la desnudez lunar

ofrecidas en cacerolas campestres

recetadas por abuelas plácidas

en serenatas tuyas Víctor

Se apilaron en un pestañar de tiempo

juntos compusieron estrofas

clavadas en prólogos arpegiados

y tallados en el rostro

como nariz de Cirano

en trincheras amorosas

Ojuelos los míos

enredados en telarañas

Sueltos en medio de estampidas seculares

como veneno que no mata

La multitud de ellos

ve tu silueta emponchada

arar calzadas y pampas

y cosechar tus acordes Víctor Jara

 

Obras del autor: 

 

Poemario   Trova a tu Regazo                                  

Poemario   Fluidos del Alma        

Poemario   Antología “solamente Palabras” España        

Poemario   Yo te nombro              

Poemario   Gabriela Siempre

Novela       Historia Falsa sus Raíces            

Novela       Historia Falsa su Bitácora

Novela       Perroltuno

Revista      Taller       Arte y Recreación                     

 

Otras Publicaciones (Revistas Literarias):    

 

La Hoja Verde

Erato

Alterego

Alas del Viaducto

Visor  Cultural

 


Neofrantis
Corchibambú

"Viaducto del Malleco"
IX Región
"Collipulli"
Chile


Del autor

www.gigliolanaoart.jimdo.com

www.franciscosantis@gmail.com
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=